¿Por qué las escuelas de baile son tan populares?

¿Por qué las escuelas de baile son tan populares?

junio 10, 2020 Desactivado Por Carmen

La revolución de las escuelas de baile en Madrid llegó a la capital cuando el público en general comenzó a sentir la presión de la caída del consumo de manera estrepitosa. Y tras esa etapa de retraimiento, ante la pérdida de capacidad adquisitiva y querer seguir manteniendo el mismo nivel de vida sin prescindir tampoco del buen nivel de mantenimiento físico, los precios de las clases y los propios locales, sufrieron cambios obligados.

Y para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado y del público, en la capital surgió un nuevo concepto de escuela de baile Madrid que se sigue manteniendo a día de hoy. La clave no es solo el precio, que lo es, sino la uniformidad de servicios en toda la red de cada cadena de franquicias que se desarrolla con más de un centro en la ciudad y Comunidad madrileña.

Una nueva imagen de escuelas asequibles para todos los públicos y que en muchos casos incorporan la apertura muchas horas al día, es decir, valor añadido para que el usuario no desista de estar en forma sin que le suponga un gran esfuerzo compaginar su agenda diaria.

Esta medida, junto con la ausencia de matrícula, ha sido acogida con entusiasmo por los más jóvenes, a los cuales les facilita acudir a los clases de baile Madrid con la misma asiduidad y no abandonar sus entrenamientos ni sus metas fitness. Pero también por aquellos que por cuestiones laborales, acuden en horarios más extremos y se les facilita compatibilizar su actividad sin interrupción.

El sistema de franquicias cuyos centros trabajan en diferentes zonas de la ciudad e incluso en ciudades distintas, es otra de las ventajas sin que por ello haya un coste añadido. Poder asistir a las clases en Madrid pero también en Barcelona o Valencia con la misma facilidad, aporta calidad como cliente y fidelidad a la marca.

Con buenas y completas instalaciones, la nueva generación de escuelas de baile en Madrid supone un revulsivo que ha frenado la caída y la desaparición de algunos locales en pleno derrumbe de la economía española. Y con el esfuerzo de transformación y las fórmulas que proporcionan las franquicias, la capital vuelve a contar con un mercado de palestras sin nada que envidiar a los de más elevado standing.

Sin matrícula, ofertas de visitas gratuitas por acompañante y carnets familiares donde paga uno y asisten dos, el espíritu del marketing online siempre a la última y un buen servicio efectivo, se cumplen las expectativas de los socios. Unos socios que, por no estar tan obligados, se sienten más cómodos y solo abandonan por cansancio o por un traslado, mudanza o causas no relacionadas con el presupuesto destinado o el gasto que representa.

Y ¿A qué importe se le puede llamar barato para una escuela especializada en bailes? La oferta parece estar siendo unánime y el mercado asequible está en 20 euros mensuales, éste sería el precio mínimo por encima del cual dejaría de ser barato para una gran mayoría de usuarios de este tipo de servicios de bienestar fitness.

Luego esta tarifa está aceptada para un espectro de público muy amplio en el que se incluyen el uso indiscriminado de la sala de aparatos de pilates, y clase grupal, con uso de taquilla y los correspondientes cuartos de baño para hombres y mujeres como siempre. Los monitores suelen recibir a los socios y atender sus indicaciones en cuanto a necesidades específicas y a partir de estos servicios mínimos, las clases extra u otros servicios adicionales son extras para el socio.

Así es el estándar para las escuelas de baile dia de hoy y en todos los barrios hay uno o más de uno con estas condiciones.